Prevención del Cáncer de Colon

El cáncer de colon y recto constituye la segunda causa de muerte por cáncer con más de 5.000 casos nuevos por año en territorio bonaerense, según datos del Registro Provincial de Cáncer, y 7.400 muertes en Argentina por año (se mueren 16 personas por día por cáncer de colon). Sin embargo, si se lo detecta a tiempo, mediante un simple análisis que identifica sangre humana oculta en materia fecal, y luego se realizan los estudios pertinentes para su diagnóstico, resulta curable en la mayoría de los casos.

El dato optimista es que en los países desarrollados, las tasas de mortalidad disminuyeron hasta un 20 por ciento, y siguen disminuyendo. Los especialistas sostienen que esta tendencia está dada, en parte, por la aplicación de programas que permitieron una detección temprana de la enfermedad.

Por lo tanto, debemos dirigir los esfuerzos a hacer prevención, es decir, extirpar los pólipos, que es la lesión precursora del cáncer, antes que se transformen en malignos.

La iniciativa está dirigida a la población sana de más de 50 años, habida cuenta de que esta enfermedad se diagnostica, en general, a partir de los 60 años.  Es decir, todos los ciudadanos mayores de 50 años deben realizarse un test inmunológico (NO el test convencional) de sangre humana oculta en materia fecal. De no contar con este test deben realizarse una colonoscopia a esta edad y si es normal no repetirla por 8 años.* En aquellos pacientes con historia familiar de cáncer de colon deben consultar con un especialista en Coloproctología para que los asesore al respecto. *Basado en el Consenso Nacional para la Prevención del Cáncer Colorrectal.

La falta de síntomas de los pacientes que tienen pólipos justifica las estrategias de prevención, además, y no menos importante, reducen la mortalidad. También se ahorraría el 75% del gasto que genera el tratamiento del cáncer de colon.

Conclusiones: Se recomienda la práctica de remover el pólipo antes que progrese a cáncer,  estableciendo la prevención en la población general con test inmunológico de sangre oculta en materia fecal y colonoscopía.